Pequeño tirano

Cuesta aceptarlo, y mucho más cuesta reconocer en público que en casa tenemos un pequeño tirano. Nuestro niño, que hace nada era un bebé adorable se ha convertido en otra persona. Alguien con quien no sólo cuesta convivir, sino que nos hace sentir que hemos fracasado como padres.