Es que no me hace ni caso…

Los adultos somos los responsables de enseñar a los niños lo que deben y no deben hacer. Una de nuestras labores es ponerles límites que contribuyan a su desarrollo como personas. No es tan importante la obediencia como valor supremo, sino la aceptación de normas que les ayuden además a vivir en sociedad.