No puedo con su mal humor

Seguro que más de una vez hemos pronunciado esa frase de “no puedo con su mal humor” o nos hemos preguntado a qué vienen todas esas malas contestaciones de nuestro hijo o hija. ¿Por qué esa rebeldía hacia nosotros sus padres? ¿Acaso le hablamos nosotros así? Si estas preguntas rondan por tu cabeza más a menudo de lo que te gustaría quizás sea el momento de dejar de preguntártelo a ti mismo y buscar respuestas.