Niños y mentiras

Pocas cosas sacan más de quicio a los padres que las mentiras de sus hijos. Y que lo hagan cuando saben que les hemos pillado peor aún. Todos los padres queremos que los niños no mientan nunca, que digan siempre la verdad y que confíen en nosotros. Pero cuando esto no ocurre y aparecen las mentiras, lo primero que nos preguntamos es el porqué. Es difícil aceptar que nuestro hijo nos mienta, y buscamos los motivos que les pueden llevar a no contarnos la verdad.